Recomendados

sábado, 21 de noviembre de 2009

TENIENTE 1° SILVIO PETTIROSSI - EL PIONERO DE LA AVIACIÓN PARAGUAYA / Autor: Lic. ANTONIO LUIS SAPIENZA FRACCHIA

TENIENTE 1° SILVIO PETTIROSSI
EL PIONERO DE LA AVIACIÓN PARAGUAYA

Autor:
Lic. ANTONIO LUIS SAPIENZA FRACCHIA (1)
Historiador Aeronáutico

SUS PRIMEROS AÑOS
** La mayor gloria aeronáutica paraguaya nació el 16 de Junio de 1887 en la ciudad de Asunción, siendo sus padres el ciudadano italiano Antimo Pettirossi y doña Rufina Pereira Roldán, de nacionalidad paraguaya. Era el cuarto vástago y antes que él habían nacido Alfredo, Elvira y Delia, y posteriormente Honorina y Luisa.
** A la edad de siete años, sus padres deciden enviarlo a Spoleto, Italia para estudiar en un Liceo pre-militar. Pettirossi había nacido en una familia de holgada solvencia económica. Vivió siete largos años en Europa y fue allá donde empezó su curiosidad por el vuelo. Se pasaba largas horas observando a los pájaros e imaginando en su mente aún infantil que el hombre alguna vez sería capaz de volar.
** En 1901, a la edad de catorce años, regresó a Asunción, donde prosiguió sus estudios. En sus años juveniles y continuando con sus sueños de volar, practicaba saltos con un rudimentario paracaídas, con un grupo de amigos, trepándose a la copa de los árboles más altos del Parque Caballero de Asunción. Estas prácticas le costaron varias contusiones en más de una ocasión y las severas reprimendas de su padre, pero no mellaron su ánimo hacia todo lo relacionado con el vuelo. En 1904, estalló una cruenta revolución y Silvio, que contaba con 17 años, se enroló al Ejército, donde luchó valientemente y debido a eso, fue ascendido al grado de Alférez.
** Las noticias publicadas en los periódicos de la época sobre los exitosos vuelos de los hermanos Wright, Santos Dumont, Henri Farman, Roland Garros, Louis Bleriot, entre otros reavivaron la fiebre de volar en Silvio, pero se dio cuenta que la única manera de concretar su sueño era viajar al exterior. Así, se puso en contacto con su amigo, el senador argentino Benito Villanueva, manifestándole su intención de conocer las actividades aeronáuticas que estaban naciendo en aquel país.
** Invitado por Villanueva, Silvio viajó a Bs. As., donde se radicó un tiempo, trabajando en la Oficina de la Dirección de Inmigración del puerto. En los círculos bonaerenses, se vinculó rápidamente con el ingeniero Jorge Newbery, pionero de la Aviación Argentina. Newbery quedó profundamente emocionado al sentir la pasión por la aviación que demostraba Pettirossi, e inmediatamente le expresó: ...“Tengo el presentimiento que serás un gran aviador”.
** Justamente con Newbery, Pettirossi aprendió las primeras nociones del arte de volar. Su notable capacidad de asimilación y su prodigiosa memoria sorprendieron a Newbery, quien después de varias clases teóricas, decidió dar a Silvio su “bautismo de vuelo”. Pettirossi cumplió su primer vuelo a la perfección y gracias a la generosidad de su amigo Newbery, siguió practicando el “arte de la volación”, como entonces se llamaba.
** El precursor argentino estimuló a Pettirossi para que viajara a Europa, concretamente a Francia, la Meca de los aviadores, para realizar sus estudios aeronáuticos y recibir su brevet oficial de piloto. Así Pettirossi, imbuido con toda la experiencia de vuelo recabada gracias a Newbery, y los conocimientos teóricos adquiridos gracias a las largas horas de estudios en las bibliotecas de Bs.As., decidió volver a Paraguay con muchas ideas. Su objetivo fundamental era convencer a las autoridades paraguayas sobre la necesidad de contar con una Escuela de Aviación.
** A pesar de la negativa de su padre, Pettirossi logró convencer a varias personalidades paraguayas de la época sobre sus objetivos. Así logró el apoyo de varios senadores, altos jefes militares y del propio Ministro de Guerra y Marina, quienes intercedieron ante el Presidente de la República Don Eduardo Schaerer, para que el gobierno le otorgue una beca de estudios a Francia. Su padre, don Antimo, ante el entusiasmo demostrado por Silvio, y el interés del gobierno por sus ideas, no pudo más que ceder y también decidió apoyarlo. Corría el año de 1912.

PETTIROSSI A LA CUNA DE LA AVIACIÓN
** Pettirossi partió para Francia el 4 de octubre de 1912 y una vez allá, ingresó como alumno en la Escuela de Aviación Deperdussin en Reims. Inició sus estudios teóricos y prácticos, sorprendiendo a sus compañeros y sus instructores por la rapidez con que avanzaba. El 27 de Enero de 1913, y ante la presencia de altas autoridades francesas y un gran público, toda la camada de alumnos de aquella promoción se presentó a rendir el examen final. Era el último paso par la obtención del tan ansiado brevet de piloto aviador otorgado por la Federación Aeronáutica Internacional.
** Pettirossi cumplió con todas las pruebas a cabalidad y fue ampliamente felicitado por todas las autoridades presentes. El día 17 de febrero de aquel año, en una solemne ceremonia, le fue entregado su brevet, que tenía el número 1.128, ocupando el primer puesto entre 40 oficiales de las Fuerzas Armadas francesas de su promoción. Como premio a su esfuerzo, un decreto del Poder Ejecutivo Paraguayo le confería el grado de Teniente 1° en comisión, del Ejército Paraguayo.
** A partir de entonces, Pettirossi empezó a ser conocido en Europa y América por una serie de hazañas. Durante todo el año de 1913, realizó varios vuelos en monoplanos Deperdussin por toda Francia; Entre dichos vuelos, cabe destacar uno en el cual estuvo en el aire nada menos que ocho horas, por lo que batió el récord mundial de permanencia en el aire. La prensa francesa lo elogió llamándole “Rey del Aire”. En otra oportunidad, realizó un vuelo sin escalas de 450 kilómetros entre París y Mourmelon. También realizó una serie de maniobras acrobáticas como loopings, ochos, eses, vuelos invertidos, entre otras. Fue después de uno de sus tantos vuelos que un periodista francés le preguntó cómo se sentía él en el aire, a lo que contestó: ...“Me siento dueño del espacio, después de Dios”.
** Algún tiempo después, realizó un vuelo desde París hasta Burdeos en dos etapas, cubriendo unos 760 kilómetros en un día. Cuando llegó a Burdeos, lo hizo en vuelo invertido, lo que causó admiración y sorpresa a los habitantes de dicha ciudad. Sus proezas llegaron al Paraguay y fue así que el gobierno decidió enviarle los fondos necesarios para la adquisición del primer avión. Pettirossi hizo construir un monoplano Deperdussin modelo “T”, monoplaza, con un motor Gnome rotativo de 60 HP, que sería su compañero inseparable en adelante. Bautizó a su aparato con el nombre de “Paraguay”.

EL GLORIOSO RETORNO A LA PATRIA
** El 8 de Marzo de 1914, Pettirossi se embarcó con aeronave en un vapor hacia Bs.As.; lo acompañaba el mecánico Maurice Becquet, que había sido contratado para el apoyo técnico a su avión. Becquet era también piloto egresado de la escuela Deperdussin. Llegaron a destino el 31 del mencionado mes y una vez allí, Pettirossi y Becquet montaron el Deperdussin para la realización de varios vuelos de demostración.
** Varias demostraciones acrobáticas fueron realizadas por Pettirossi en Buenos Aires y varias de ellas tenían el objetivo de recaudar fondos para un monumento a Jorge Newbery, entrañable amigo de Pettirossi, quien perdiera la vida en un trágico accidente meses antes. En esas demostraciones, Pettirossi repitió todas las audaces maniobras realizadas anteriormente en Francia, ante innumerable público; En una ocasión se llegó a calcular que más de 50.000 personas presenciaron las “locuras de Pettirossi”. La prensa bonaerense le dedicó los más altos elogios al piloto paraguayo y hasta el Presidente de la República Argentina de aquel entonces, el Dr. Roque Sáenz Peña asistió a una de sus demostraciones, al término de la cual, lo felicitó personalmente.
** Pettirossi se hizo famoso por someter a su Deperdussin “T” a maniobras violentísimas e increíbles para la época, como decolajes de sólo 30 metros, seguidos de trepadas a más de 50 grados, virajes verticales, caídas de ala, descensos de punta con restablecimientos muy violentos, loopings, toneles, espirales giratorias, la “serpiente aérea”, la “hoja seca”, etc., pasando de una maniobra a otra sin transición, todo esto realizado entre 30 y 300 metros de altura.
** Su siguiente etapa fue Brasil, donde realizó varias demostraciones, siendo de singular importancia la realizada ante la presencia del Presidente de la República del Brasil, Mariscal Hermes Da Fonseca y otras altas autoridades de aquel país.
** De Río de Janeiro, Pettirossi viajó a Montevideo, donde también realizó varios vuelos ante mucho público Y fue en Uruguay donde conoció a quien sería su compañera de vida, Sara Usher Conde, una dama muy culta y de elevada posición social. Pero antes de contraer matrimonio, Pettirossi continuó con su gira por las capitales sudamericanas.
** Así partió para Santiago de Chile, donde sus vuelos fueron anunciados por todos los periódicos de la época. Fue en esta ocasión que Pettirossi sufrió su primer accidente. Al intentar despegar, el aparato chocó contra la empalizada de la pista de carreras con la consiguiente rotura de la hélice, y abolladuras en el capó del motor. Pettirossi salió ileso del percance. El Deperdussin fue posteriormente reparado por Becquet y algunos mecánicos chilenos en tan solo tres días. La gran fiesta aérea se preparó en el Parque Cousiño en donde se concentró gran cantidad de personas. Se montó inclusive un gran palco para el Presidente de la República de Chile, el Dr. Ramón Barros Lugo, con todo su gabinete y además todo el cuerpo diplomático acreditado en aquel país. Todos querían ver al que la prensa chilena había apodado como el “hombre pájaro”, el “insuperable” y el “as de ases”.
** A poco de iniciar el vuelo, realizó varias pasadas casi al ras del suelo, frente al palco oficial, en homenaje al Primer Mandatario chileno, y acto seguido, realizó todas sus acostumbradas acrobacias, dejando boquiabierto a todo el público santiaguino.
** Pettirossi retornó luego a Buenos Aires donde volvió a realizar demostraciones aéreas. En esta ocasión, e invitado por el Comandante de la Aviación Militar Argentina, realizó sus acostumbradas acrobacias para los alumnos de la Escuela de Aviación Militar de El Palomar.
** Después de este largo periplo, finalmente Pettirossi se embarcó para Asunción el 10 de Noviembre de 1914 en un vapor conjuntamente con su fiel mecánico Becquet y el Deperdussin. El día 13 llega a Asunción, donde fue recibido como héroe nacional por una impresionante multitud y el día 16 realizó el primer vuelo en su patria, utilizando como pista el terreno detrás del viejo Cabildo de Asunción. El padre anciano de Silvio, don Antimo, muy emocionado decía: ... “Mi hijo no es un pájaro, pero vuela mejor que ellos”.
** Durante los días subsiguientes, realizó varias demostraciones aéreas, no sólo en Asunción, sino también en ciudades vecinas a la capital y fue objeto de numerosos homenajes. Pero su mente, en aquellos días estaba puesta en aquella dama que conoció en Uruguay.

EL VIAJE A LOS ESTADOS UNIDOS
** Es por eso que Pettirossi no tardó en embarcarse hacia Montevideo, donde al llegar, contrajo nupcias con Sara Usher Conde, permaneciendo en Uruguay hasta mediados de 1915, cuando viajó hacia los Estados Unidos de América con su esposa, el mecánico Eduardo Bordone (que había reemplazado a Becquet por retornar éste a Francia) y el Deperdussin. Había recibido una invitación especial y un contrato para realizar exhibiciones de alta acrobacia con motivo de la apertura del Canal de Panamá, que culminó con el famoso evento denominado “Panama-Pacific International Exposition” que duró casi un año, del 20 de Febrero al 4 de Diciembre de aquel año.
** Pettirossi y su fiel Deperdussin “T” realizaron numerosas exhibiciones durante la Exposición Internacional y en una de ellas, realizada el 28 de Agosto, en un vuelo invertido a baja altura, lanzó un bulto en la pista, que al caer, quedó clavado en el suelo; Se trataba de una bandera paraguaya. El público quedó atónito. Ese mismo día a la noche, realizó su primer vuelo nocturno, mientras el cielo era iluminado con luces de bengala; Pettirossi inició su demostración con dos loopings y continuó con sus acostumbradas maniobras; Luego paró el motor y se perdió en la oscuridad, temiendo el público lo peor, pero luego reaparecía de repente aterrizando en el medio de la pista ante una explosión de aplausos de los más de 60.000 asistentes al evento. En algunos de sus vuelos nocturnos, instaló una serie de foquitos eléctricos en varias partes de su aeronave, de manera que el público pudiera seguir las acrobacias nocturnas. La prensa norteamericana lo elogió llamándole “The King of the Air” (Rey del Aire) y comentaba en sus páginas que la Escuadra Naval norteamericana del Pacífico le rindió honores especiales, disparando sus cañones y haciendo sonar las sirenas de sus barcos, cuando el aviador paraguayo realizaba una revista de la flota a baja altura con su Deperdussin.
** Las magníficas demostraciones acrobáticas del aviador paraguayo despertaron muchas envidias y celos de determinados colegas, que tuvo como consecuencia una serie de sabotajes a su avión. Algunos fueron descubiertos a tiempo pero en una oportunidad, Pettirossi sufrió un serio accidente, del cual, afortunadamente salió ileso. Cuando realizaba maniobras acrobáticas a unos 300 metros de altura, algunos de los tensores alares cedieron, doblándose las alas, lo que obligó al piloto a acuatizar en el mar, de donde fue rescatado por un bote pesquero. La máquina fue rescatada del agua e inmediatamente reparada, y desarmada para el retorno de Pettirossi al Paraguay. Evidentemente se trató de un sabotaje y eso puso fin a su participación en la feria, retirándose del evento al comprender que su vida corría peligro.
** Debido al accidente que tuvo en los Estados Unidos, Pettirossi no quiso volar en su Deperdussin sin antes realizarle un chequeo general en Argentina, pues no sabía que efectos podría haber hecho el agua salada en la estructura del avión.
** Así en los primeros días de Febrero de 1916, llegó a Bs.As. para tal cometido. El Deperdussin fue llevado a los talleres de la Aviación Naval Argentina en Ensenada, a invitación de su Comandante, el Teniente de Fragata Raúl R. Moreno, quien era su amigo personal. Allí, Pettirossi decidió cambiar las alas del Deperdussin, para lo cual eligió el mismo los materiales y supervisó personalmente su construcción. El fuselaje y el motor fueron revisados minuciosamente. La idea era poner el avión en excelentes condiciones para el 12 de octubre, día en que asumiría el mando de la Nación Argentina el Dr. Hipólito Yrigoyen, para lo cual se preparaba una gran fiesta.
** Los trabajos en el Deperdussin llevaron más tiempo que el previsto y no pudo estar listo para tal acontecimiento. Recién el día 14, Pettirossi pudo realizar su primer vuelo en el reconstruido avión, en el cual realizó algunas maniobras, pero sin forzarlo demasiado. De igual manera, el día 15 volvió a probar el Deperdussin, mostrándose muy satisfecho con el rendimiento.

EL PRIMER MÁRTIR DE LA AVIACIÓN PARAGUAYA
** Y llegó el fatídico día 17 de octubre de 1916. Ese día, alrededor de las 9 de la mañana, Pettirossi trepó nuevamente a su fiel Deperdussin “T” para someterlo a sus acostumbradas acrobacias, en vista a los exitosos vuelos de los días previos. Las condiciones atmosféricas no eran muy favorables, ya que soplaba un fuerte viento. Después de unos diez minutos de vuelo, Silvio hizo una señal a los que estaban en tierra para indicarles que todo iba bien, y acto seguido, trepó a unos 1.400 metros de altura e inició sus acrobacias. Mientras realizaba su famoso “looping al revés”, un tensor del ala izquierda cedió, desprendiéndose; golpeó la hélice, seccionándola. Inmediatamente, se quebró el ala izquierda y el aparato empezó a caer en picada pronunciada sin que Pettirossi pudiera hacer algo para evitarla, precipitándose al suelo, donde murió instantáneamente, en Ensenada, en la Provincia de Bs.As.; Tenía solamente 29 años de edad. El reloj que usaba se detuvo por la violencia del impacto exactamente a las 9:25 horas, momento en el que ocurrió la tragedia.
** Sus restos fueron velados en la sede del Aeroclub Argentino, donde delegaciones de varios países sudamericanos le rindieron un último homenaje. Luego, el féretro fue trasladado al puerto para ser embarcado con destino a Asunción en un vapor. En la confluencia de los Ríos Paraguay y Paraná, el ataúd fue transferido al cañonero “Adolfo Riquelme” de la Armada Paraguaya, que lo trajo a Asunción, donde llegó el 23 de Octubre de aquel año. Allí, fue recibido por altas autoridades civiles y militares, y más de 30.000 personas siguieron el cortejo fúnebre hasta el Ministerio de Guerra y Marina y posteriormente a la Escuela Militar. Al día siguiente, se realizó un oficio religioso en la Catedral de Asunción. En cada oportunidad, sendos discursos fueron pronunciados por personalidades de aquella época. Pettirossi, debido a su rango militar y en mérito de las hazañas logradas, recibió todos los honores militares, siendo enterrado en el Mausoleo Militar del Cementerio de La Recoleta de Asunción.
** Pero sin lugar a dudas, fue uno de los acróbatas aéreos más extraordinarios de su época, creador del looping invertido y de otras maniobras audaces y arriesgadas que nacieron del espíritu itálico, inquieto y creativo...

HOMENAJES
Algunos de los homenajes más notables a Pettirossi fueron los siguientes:
Clubes deportivos:
· El Club Silvio Pettirossi de la ciudad de Villarrica, fundado el 21 de Junio de 1915 (único homenaje en vida). Años más tarde también se erigió un monumento en una plaza central en dicha ciudad.
· El Club Silvio Pettirossi de la ciudad de Encarnación, fundado el 25 de Noviembre de 1916.
· El Club Atlético Pettirossi de la ciudad de Ensenada, Provincia de Buenos Aires, fundado el 23 de Abril de 1917.
· El Club Silvio Pettirossi de la ciudad de Asunción, fundado el 11 de Marzo de 1926, cuyo sobrenombre es “Los Aeronáuticos”.

Calles:
· La Avenida Pettirossi de la ciudad de Asunción, conforme a una Ordenanza Municipal del 18 de Octubre de 1916, un día después de su muerte.
· Calles con el nombre del aviador en Salto del Guairá y Caaguazú (Paraguay) y en Córdoba (Argentina).

Estampillas y matasellos:
· El Correo Paraguayo lanzó una serie de estampillas en conmemoración a Pettirossi en 1952.
· Un matasellos en homenaje a Pettirossi fue utilizado por el Correo Paraguayo durante la Primera Exposición Filatélica Paraguay-Argentina (PARAFIL'89).

Instituciones:
· La Brigada Aerotransportada de la Fuerza Aérea Paraguaya lleva el nombre de Pettirossi.
· A partir de 1989, el Aeropuerto Internacional de Asunción se denomina “Silvio Pettirossi”. En años recientes, se erigió un monumento consistente en un enorme busto del aviador, con una pequeña réplica de su Deperdussin “T” al costado de la terminal de pasajeros, como homenaje de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DINAC) al aviador.
· La sede de la Primera Brigada Aérea de la FAP está localizada en la Base Aérea “Silvio Pettirossi”, donde también existe un monumento para honrar su memoria.
· El 14 de Agosto de 1995, se fundó el Instituto Paraguayo de Historia Aeronáutica, que también recibió el nombre de “Silvio Pettirossi”.
· La Escuela Básica N° 199 con sede en la Base Aérea de Ñu-Guazú de la FAP lleva el nombre del aviador paraguayo.
· El Aeroclub del Paraguay bautizó su aérodromo con el nombre del insigne aviador paraguayo en 1936. Un busto de bronce de Pettirossi engalanó las instalaciones del Aeroclub del Paraguay a partir de 1953.

Monumentos: Además de los ya mencionados, existen los siguientes:
· El más imponente monumento a la memoria de Pettirossi se encuentra en Punta Lara, Provincia de Buenos Aires.
· Un monolito en Ensenada señala el lugar exacto donde se accidentó Pettirossi.
· Un busto de Pettirossi, inaugurado el 6 de Diciembre de 2007 en la Base Aérea de Ñu-Guazú, sede del Comando de la Fuerza Aérea Paraguaya.
· En Asunción, sobre la propia Avenida Pettirossi, la colectividad italiana erigió un monolito en homenaje al aviador.
· En San Bernardino, el Club de Vuelo Yvytú erigió un importante monumento a Pettirossi el 4 de Octubre de 2009, utilizando aquel busto del Aeroclub del Paraguay de 1953, rescatado del olvido.

Otros homenajes:
· Desde 1983, un céntrico barrio de Asunción lleva el nombre de Pettirossi.
· Un barrio de la ciudad de Encarnación.
· Manuel L. Padilla le dedicó un “tango paraguayo” a Pettirossi.
· Poetas famosos como Eloy Fariña Núñez, Ignacio A. Pane, Manuel Domínguez, Juan Natalicio González y Leopoldo Centurión le dedicaron poemas.
.
** Finalmente, el Decreto del Poder Ejecutivo N° 11.265 del 15 de Noviembre de 2007 reconoce al extinto Teniente Silvio Pettirossi como Padre de la Aviación Paraguaya y se dispone a rendirle homenaje el 17 de Octubre de cada año, aniversario de su fallecimiento.
.
** Es increíble que a más de 90 años de su fallecimiento, los homenajes a este paraguayo universal no cesan...
(1) Artículo de Pettirossi (que corresponde al capítulo 1 de mi libro "LA CONTRIBUCIÓN ITALIANA EN LA AVIACIÓN PARAGUAYA")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada