Recomendados

viernes, 8 de octubre de 2010

MARTÍN DOBRIZHOFFER - HISTORIA DE LOS ABIPONES - VOLUMEN II / EDICIÓN DIGITAL: BIBLIOTECA VIRTUAL DEL PARAGUAY.



HISTORIA DE LOS ABIPONES - VOLUMEN II
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
Traducción de la Profesora CLARA VEDOYA DE GUILLÉN
UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE
FACULTAD DE HUMANIDADES
DEPARTAMENTO DE HISTORIA
RESISTENCIA (CHACO) – 1968.


EDICIÓN DIGITAL: BIBLIOTECA VIRTUAL DEL PARAGUAY ( www.bvp.org.py )


HIPERVINCULOS 


VOLUMEN II

Capítulo I - El territorio de los abipones, su origen y sus diversos nombres.
Capítulo II - Sobre el color nativo de los americanos.
Capítulo III - Sobre la forma de los abipones y la conformación de su cuerpo.
Capítulo IV - De las deformaciones hereditarias y comunes.
Capítulo V - De los labios y las orejas perforadas de los bárbaros.
Capítulo VI - Sobre la firmeza y vivacidad de los abipones.
Capítulo VII - ¿Por qué los abipones son tan sanos y vivaces?
Capítulo VIII - Sobre la religión de los abipones.
Capítulo IX - Sobre los magos de los abipones, los hechiceros y los ancianos.
Capítulo X - Conjeturas sobre por qué los abipones tienen al mal espíritu por abuelo suyo y a las Pléyades por su imagen.
Capítulo XI - Sobre la división del pueblo abipón, su escasez y la principal causa de ello.
Capítulo XII - Sobre los magistrados de los abipones, capitanes, caciques y régimen de gobierno.
Capítulo XIII - Sobre el modo de vida de los abipones y otros asuntos económicos.
Capítulo XIV - Sobre la forma y material de los vestidos, y la fabricación de los demás utensilios.
Capítulo XV - Sobre los usos y costumbres de los abipones.
Capítulo XVI - Sobre la lengua de los abipones.
Capítulo XVII - Sobre otras propiedades de la lengua abipona.
Capítulo XVIII - Distintos tipos de lenguas americanas.
Capítulo XIX - Sobre las nupcias de los abipones.
Capítulo XX - Sobre el matrimonio de los abipones.
Capítulo XXI - Las cosas más notables del parto de las mujeres abiponas.
Capítulo XXII - Juegos genetlíacos por el nacimiento de un hijo varón del cacique.
Capítulo XXIII - Sobre las enfermedades, los médicos y las medicinas de los abipones.
Capítulo XXIV - Sobre cierta enfermedad peculiar a los abipones.
Capítulo XXV - Sobre las viruelas, el sarampión y la peste de los ganados.
Capítulo XXVI - Sobre los médicos y los medicamentos de los abipones.
Capítulo XXVII - Sobre los ritos que acompañan y siguen a la muerte de los abipones.
Capítulo XXVIII - Sobre el luto, las exequias y las ceremonias fúnebres de los abipones
Capítulo XXIX - Sobre solemne traslado de los huesos.
Capítulo XXX - Sobre las serpientes más conocidas.
Capítulo XXXI - Más cosas sobre el mismo tema y acerca de otros insectos.
Capítulo XXXII - Sobre los remedios contra las picaduras venenosas de los insectos.
Capítulo XXXIII - Sobre otros insectos dañinos y sus remedios.
Capítulo XXXIV - Continuación del mismo tema sobre los insectos
Capítulo XXXV - Sobre el ingenio militar de los abipones
Capítulo XXXVI - Sobre las armas de los abipones.
Capítulo XXXVII - Sobre los espías y consejos bélicos de los abipones.
Capítulo XXXVIII - Sobre la partida y travesía hasta el enemigo y sobre los campamentos de los abipones
Capítulo XXXIX - Sobre el ataque y las actividades que lo preceden.
Capítulo XL - De qué modo los abipones se hacen temibles, y cuando en verdad habría que temerlos.
Capítulo XLI - Algunos soldados españoles vendrían de nombre a Paracuaria.
Capítulo XLII - Alguna suerte de sacrificios entre los abipones vencedores.
Capítulo XLIII - Sobre las armas de los abipones y la manera de atacar cuando luchan con otros bárbaros.
Capítulo XLIV - Sobre los aniversarios de las victorias y los ritos de los brindis públicos.
Capítulo XLV - Sobre los ritos de los abipones cuando se consagran a alguien merecedor de honra militar o se proclama a un cacique.



SÍNTESIS : La publicación de la traducción castellana de estos relevantes tres tomos, que recoge un tesoro de información sobre la vida, la lengua y la historia de los abipones, se debe al esfuerzo de la Universidad del Nordeste - Resistencia, y complementa otros títulos sobre la historia del Gran Chaco. Las crónicas de Dobrizhoffer han inspirado a Robert Southey a escribir el poema “A Tale of Paraguay”, publicado en Londres en 1826. El poema consta de cuatro cantos, con un total de 224 estrofas de nueve versos. Anota Efraím Cardozo: "comprende todas las facetas del complejo cultural abipón; se adentra en su psicología, escarba sus orígenes étnicos, analiza su organización familiar, sus juegos, vestimenta, bebidas, higiene, y se asoma al mundo de las hechicerías y supersticiones". Lafone Quevedo escribió a su vez: "Confieso que Dobrizhoffer me ha dejado enamorado de los abipones, ni quiero preguntar si es cierto todo lo que dice, y como los abipones son los primeros indios que van desapareciendo, prefiero suponer que por mejores les sucederá así". Sin ser una novela, ni mucho menos, tiene todo el atractivo de la novela: y a pesar de estar escrito en un latín rústico y de sacristía, lleno de cláusulas pedregosas y de párrafos expresados a la alemana, subyuga al lector y no le deja abandonar la lectura, una vez comenzada. Martín Dobrizhoffer nació en Friedberg, Alemania Occidental en 1718. Había terminado los estudios humanísticos a los 18 años cuando ingresó en la Compañía de Jesús, en octubre de 1736. En Viena estudió lógica o primer año de filosofía, y acabado el trienio en este estudio, fue destinado al Colegio de Linz, donde enseñó latín y griego, en los cursos inferiores. Al año, fue destinado al Colegio de Steyer, y, durante medio año, fue profesor de sintaxis latina, y durante la otra mitad del curso, enseñó también retórica. En 1747 y 1748 le hallamos en Gratz, cursando teología, y como ayudante del director de la Congregación Mariana de los estudiantes mayores, cuando, a su pedido y en vísperas de su ordenación, fue destinado al Río de la Plata. Hombre de buenas fuerzas físicas, reservado, de buen criterio y espíritu, nos dicen que era apto para enseñar y para gobernar. Esas dotes lo hicieron elegible para misionero entre infieles. No llegó a ser lo que él había deseado y lo que de él esperaban sus superiores, aunque haya sido un hombre heroico, un varón santo y un gran historiador, etnógrafo y filólogo. Durante dos años estuvo con Brigniel en el pueblo de San Jerónimo, y allí aprendió el abipón y el medio de doblegar a los belicosos indios abipones. Destinado a la reducción de San Fernando, ubicada donde en la actualidad se halla la ciudad de Resistencia, capital de la provincia del Chaco, subió Dobrizhoffer desde lo que es ahora Reconquista, por río a su nuevo destino. También se encontró allí con otro alemán de la pasta de Brigniel, el P. José Klein. "Lo que trabajó y sufrió durante unos veinte años, asevera Dobrizhoffer acerca de Klein, es cosa más fácil de ser imaginada que de ser escrita. Pudo vencer todos los peligros y miserias, despreciando los primeros con gran valentía y sufriendo las postreras con indecible paciencia. Gracias a los subsidios, que anualmente recibía de los indios de las Reducciones Guaraniticas, pudo establecer una magnífica estancia sobre la costa opuesta del Paraná. Con los productos de la misma se alimentaba y vestía toda la población" "El pueblo estaba rodeado de esteros, lagunas y bosques demasiados cercanos; el aire era ardiente de día, y de noche; la casa del misionero era tal que no tenía ventana alguna, aunque sí dos puertas y con un techo de palmas, tan mal hecho, que llovía adentro igualmente que afuera. El agua potable se sacaba de una zanja vecina donde todos los animales bebían y a donde iban a parar no pocas basuras del pueblo." "Mi mal comenzó por no poder dormir, a causa de los mosquitos. Me levantaba de noche, me ponía a caminar de un extremo a otro del patio. Así no dormía, y tampoco podía comer. Me puse tan delgado y pálido que parecía un esqueleto, revestido de piel. Se opinaba que no viviría yo sino dos o tres meses más, pero el Provincial me salvó la vida, enviándome a las tranquilas y encantadoras Reducciones Guaraníticas". Una vez restablecido, se le destinó a la nueva reducción de indios Itatines y Tobas, llamada San Joaquín de Tarumá (entre los ríos Monday y Acaray), al este de la Asunción, donde actuó durante seis años. La reducción, aunque distante como cuarenta leguas al norte de los pueblos de Guaraníes, era un oasis, en comparación con los turbulentos pueblos de Abipones. En 1763, cuando ya existían las reducciones abiponas de Concepción, San Jerónimo y San Fernando, se fundó una cuarta mucho más al norte, sobre el río Paraguay y en lo que es ahora la Provincia de Formosa. Una parcialidad de Abipones, cansados de sus guerras contra los españoles, y contra los guaraníes de las Reducciones, enviaron a tres delegados para pedir al Gobernador de la Asunción que les formara pueblo y diera misioneros. José Martínez Fontes, que era Gobernador a la sazón, acogió el plan con entusiasmo y sobre todo el comandante Fulgencio Yegros aplaudió y apoyó la idea. Esta reducción se llamó de San Carlos, o del Timbó, o del Rosario, que con los tres apelativos fue conocida. Allí se asentó Dobrizhoffer, en aquella soledad, rodeado de salvajes y de fieras, "confiando tan solo en la protección de Dios", y con algunos presos paraguayos que le habían acompañado desde la Asunción, obligados a trabajar en la construcción de la iglesia y casas. A fines del año 1765, como queda dicho, o a principios del siguiente, volvió Dobrizhoffer a la reducción de indios Itatines, denominada de San Joaquín, donde había estado años antes y asumió el gobierno de la misma "Entre éstos neófitos Itatinguas del pueblo de San Joaquín pasé primero seis años y después otros dos (1765-1767) no sin placer y contentamiento de mi parte". Las tribulaciones sufridas en el Timbó, y los sucesos adversos de 1767-1768 (expulsión de la Compañía), le postraron en el lecho, e impidieron embarcarse con los otros 150 jesuitas. A fines de marzo del año 1768 pudo Dobrizhoffer unirse, a bordo de la fragata La Esmeralda, con sus hermanos de religión. Dobrizhoffer y los demás jesuitas alemanes fueron recluidos en el convento de los Padres Franciscanos en Cádiz, y de ahí partieron, unos con rumbo a Holanda, y otros en dirección a Italia. En agosto de aquel mismo año de 1769, llegó Dobrizhoffer a su querida ciudad de Viena. Desde el primer momento, se alojó en la Casa profesa que, en esa ciudad, tenía la Compañía de Jesús, y comenzó a trabajar con ardor y asiduidad en todos los ministerios espirituales, pero muy particularmente en la predicación. La reina María Teresa, que conoció y trató a nuestro ex - misionero, gustaba grandemente de su conversación, y de oírle contar sus peripecias y aventuras en tierras americanas. Fue ella quien indujo a Dobrizhoffer a poner por escrito sus recuerdos y dar al público las valiosas noticias etnográficas e históricas que tenía atesoradas en su privilegiada memoria. Felizmente cumplió Dobrizhoffer los deseos de la cultísima reina y, entre 1777-1782, escribió su “Historia de Abiponibus” en tres nutridos volúmenes, aunque no llegó a publicarla hasta el año 1784. (extractos de la advertencia editorial del Prof. Ernesto J. A. Maeder y de la noticia biográfica del Académico R. P. Guillermo Furlong S. J.).


Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada