Recomendados

lunes, 3 de agosto de 2009

ALFREDO BOCCIA PAZ

OBRA: “EL AZAROSO OFICIO DE OPINAR”
Por ALFREDO BOCCIA PAZ
Diario ÚLTIMA HORA y Editorial Servilibro
Asunción-Paraguay 2007 (341 páginas)
**/**
Podrá obtener mayores datos sobre ALFREDO BOCCIA PAZ en:
http://www.portalguarani.com/autores_detalles.php?id=587
Consultas: info@portalguarani.com
**/**
** Este libro reúne una selección de comentarios publicados por Alfredo Boccia Paz a lo largo de diez años en su columna semanal del diario Última Hora. Se recogen allí, con el tono agudo pero no exento de humor característico del autor, observaciones sobre episodios, coyunturas y momentos de una década casi insólita de la historia paraguaya. Libertades públicas irrestrictas, libertad de prensa y de opinión, ¿para llegar a dónde? A esta democracia de mala cantidad que nos deja a todos insatisfechos.
**/**
A MANERA DE PRÓLOGO
** ¿Quién le teme a un hematólogo que opina?
** En un país donde la sopa es sólida, la leche es agua, el invierno es más caluroso que el verano, el aeropuerto de Asunción está en Luque, el cerro Lambaré está en Asunción, tenemos más mariachis que en México, tenemos la mayor hidroeléctrica del mundo pero vivimos a oscuras, las naranjas paraguayas son brasileñas, los locutores locales son argentinos, la canción nacional patriótica es francesa, los candidatos presidenciales son militares y obispos..., no debería significar ninguna sorpresa que uno de los mejores columnistas y analistas políticos de la actualidad sea... ¡un médico hematólogo!
** Hace cerca de diez años, en un caluroso verano de 1998, el entonces vicedirector de última Hora, destacado filósofo, periodista y mejor amigo, Juan Andrés Cardozo, me convocó a su despacho para hacerme una consulta: -Che, ¿qué pensás de pedirle a "Mengo" Boccia que escriba una columna semanal en el diario?
** Supongo que Cardozo sabía que mi opinión no iba a resultar muy objetiva. Desde hacía un buen tiempo me había incorporado con entusiasmo al club de admiradores del modo de escribir de ese singular médico especialista en hematología, docente universitario, político aficionado, frustrado candidato a intendente de Asunción, investigador y militante de la causa de los derechos humanos, que venía a ser el doctor Alfredo Boccia Paz.
** Me había dejado impresionar gratamente por el estupendo, creativo y ágil enfoque narrativo que el doctor Boccia le dio a los textos del libro "Es mi informe", que escribió con Mirian González y Rosa Palau, en base a los documentos hallados en el Archivo del Terror, y había leído con deleite los originales de su primer libro propio, "La década inconclusa", en donde narra el intento de insurrección guerrillera durante la dictadura stronista de la OPM (Organización Político Militar) como una cautivadora novela de no ficción.
** Pero había que guardar las formas. Para no arrojar tan fácilmente por la borda la imagen de periodista crítico, independiente y escéptico que algunos creen que soy, puse cara de profunda duda ante la consulta del vicedirector:
** -"Mengo", columnista...? ¿En serio, te parece...?
** -Sí, mirá..., el tipo escribe muy bien, y además tiene un lúcido, agudo e irónico sentido de observación de la realidad.
** -No sé..., habría que probar. Quizás a algunos lectores les guste.
** -Más vale. ¡Va a ser tu vecino de columna!
** Pensé que se trataba de una broma..., pero no. El sábado siguiente, el primer artículo del doctor Boccia Paz apareció en la cabecera de enfrente de la página editorial en donde habitualmente se publican mis textos semanales.
** Era un comentario sobre la estrategia electoral de la alianza opositora formada por el Partido Liberal Radical Auténtico y el Encuentro Nacional, con sus candidatos Domingo Laíno y Carlos Filizzola. Cualquiera sabe que "Mengo" es opositor hasta la médula, en esa época amigo muy cercano y compañero de lucha de ambos líderes, y que si hay algo que le haría muy feliz es que los colorados pierdan alguna vez las elecciones nacionales. Por tanto, lo esperado era que en su primer artículo le bajara duramente la caña al oficialismo para darle una mano de buen marketing periodístico a los suyos. Pero, ¡oh sorpresa!, bajo el título de "Una campaña aburrida" caricaturizó ferozmente la acción electoral de la alianza, calificándola como "rutinaria y triste, cansina y repetitiva". Realmente lo era, ¿pero tenía que decirlo?
** De ese modo, en aquel primer texto, además de la impronta de su peculiar estilo -literario, creativo, ingenioso, fresco, con un humor siempre sardónico, filoso e inteligente, aunque a la vez tierno, dramático y reflexivo-, quedaba establecido un claro mensaje: que se cuiden los adversarios o enemigos de su implacable verbo, pero aún más: que se cuiden sus propios amigos.
** Desde entonces, sábado tras sábado, la columna del doctor Boccia Paz se fue convirtiendo en esa columna periodística que tanto da gusto leer. Esa que uno busca enseguida, apenas el diario cae en tus manos. Esa que te emociona y te deleita con su límpida prosa y su ironía sutil, que te puede hacer reír o llorar, o contradictoriamente ambas cosas a la vez, pero que te deja siempre un montón de inquietudes y cuestionamientos, y que te convocan a alguna acción o reacción para tratar de lograr que las cosas no sean tanto como son.
** La Asociación Neolítica Republicana. La fiesta de Lucho. La Cámara de Diputados en liquidación. El senador fashion. Los miedos que infunde Magdaleno. Bin Laden en Ciudad del Este. Las lecciones del humo del Ycuá Bolaños y de Cromañón. La pecaminosa autonomía sexual. Entre los muchos artículos seleccionados para este libro hay piezas que son de verdadera antología, deliciosos retratos de un momento de la historia política, social o cultural de este país enigmático y simple, como diría el recordado maestro Roa Bastos.
** En estos textos reunidos por afinidad temática se develan algunas de las misteriosas razones de por qué los colorados siempre ganan las elecciones y porqué los opositores (hasta ahora) siempre pierden. Hay valiosas claves para tratar de entender a ese fenómeno del surrealismo político paraguayo que es el oviedismo. Hay estremecedoras historias que ayudan a recuperar la memoria y a entender el legado de corrupción, violencia y de injusticia de la dictadura stronista, pero también el de sus seguidores de la pretendida era democrática, desde los militares comerciantes hasta el Tendotá con su obsesión de reinado monárquico.
** En el artículo que le da título al libro "El azaroso oficio de opinar", "Mengo" abre el paraguas para afirmar que el hecho de que lo consideren "analista político" o "politólogo", lo avergüenza un poco y teme que los verdaderos guruses del gremio, como Line, José Carlos, Milda, "Pepito" o Martini, lo acusen de ejercicio ilegal de la profesión. "Sobre todo, porque de lo que realmente entiendo es de análisis de sangre", dice.
** Pero no debería preocuparse, "Mengo". Sus más de quinientos comentarios escritos y publicados en ÚH durante estos diez años le dan suficiente autoridad moral para continuar deleitándonos con más y más artículos, ojalá por mucho tiempo más.
** Es que en este país en que tanta sangre trabajadora y humil-de es derramada a diario por causa de la violencia que engendran la pobreza, el hambre y la injusticia, y con tantos políticos y autoridades chupasangres que están al acecho entre las sombras cual vampiros vernáculos... ¿quién mejor que un médico hematólogo para darnos la medida exacta de lo que nos pasa, y de lo que debemos enfrentar para decidirnos a cambiar? - ANDRÉS COLMÁN GUTIÉRREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada