Recomendados

jueves, 3 de septiembre de 2009

JULIO C. FRUTOS - TESTIMONIOS DE LA GUERRA GRANDE (TOMO I)

OBRA: TESTIMONIOS DE LA GUERRA GRANDE y MUERTE DEL MARISCAL LÓPEZ (TOMO I)
Recopilación, Introducción y Notas de JULIO CÉSAR FRUTOS
Colección IMAGINACIÓN Y MEMORIAS DEL PARAGUAY
Dirigida por: RUBÉN BAREIRO SAGUIER y CARLOS VILLAGRA MARSAL
Edición especial de SERVILIBRO para ABC COLOR
Asunción-Paraguay 2007 (107 páginas)
**/**
ÍNDICE
Propósito: Rubén Bareiro Saguier - Carlos Villagra Marsal
Introducción: Julio César Frutos
TESTIMONIOS DE LA GUERRA GRANDE
Biografía militar // General Pedro B. Duarte
Diario de Guerra // José Segundo Decoud
Crónica de Guerra // Capitán Leandro Pineda
Asalto al Fuerte de Coimbra // General Francisco L Resquín
MUERTE DEL MARISCAL LÓPEZ
Cerro Corá // Coronel Silvestre Aveiro
Marzo de 1870 // Efraím Cardozo
Apuntes biográficos // Coronel Juan C. Centurión
1° de marzo de 1870. Cerro Corá // Alférez Ignacio Ibarra
Exposición y protesta // Mme. Elisa Alicia Lynch

PROPÓSITO
** Esta Colección de doce volúmenes, que hemos denominado IMAGINACIÓN Y MEMORIAS DEL PARAGUAY tiene, según sus apelativos lo sugieren, el objeto de alcanzar a la mayor cantidad posible de lectores testimonios directos, memorias e interpretaciones de nuestra historia patria y de los avatares de nuestra identidad nacional, vale decir, de nuestro pasado caudaloso de infortunios como de instantes de épica generosidad y eminentes temporadas de realizaciones políticas y de cohesión social.
Al propio tiempo, la Colección incluirá textos significativos de nuestro imaginario, tomando en cuenta que la poesía y la narrativa se constituyen con frecuencia en registros más iluminadamente intensos de la condición, los anhelos, vicisitudes, denuncias y esperanzas de un pueblo. Para plasmar ambos objetivos, integramos esta docena con libros de triple progenie: unos, aunque relativamente accesibles, tan representativos que su inclusión resulta imperiosa en el conjunto; otros éditos en folleto o en libros de escasísimo tiraje, la mayor parte aparecidos en el siglo XIX o a principios del siglo XX, por lo cual resultan ahora inhallables y su publicación un verdadero rescate; por último, textos rigurosamente inéditos y de tal modo valiosos, que nos parece sorprendente que no hayan visto la luz hasta ahora.
Para lograr una mayor amplitud en términos forzosamente breves, tanto en cantidad como en número de páginas, en algunos de los volúmenes se inserta una pluralidad de autores que escriben sobre idéntico material, y de quienes se introducen sólo fragmentos lo suficientemente comprensivos de textos más extensos, corno se ha hecho en los libros sobre la Guerra Grande y la ciudad de Asunción. Con el mismo criterio, en alguna ocasión se publica una antología, en el caso bilingüe, tal la de la poesía en guaraní.
En otras oportunidades, los textos son una selección de carácter unitario de los mejores fragmentos o capítulos de un autor y un libro determinados.
Por fin, hemos procurado presentar las diferentes tendencias y reflexiones en la interpretación de nuestro pasado histórico, cuyos hombres y hechos siguen aún siendo ejes de polémica, incluso por quienes poco o nada conocen sobre el particular.
Bien sabemos que es imposible cifrar en doce libros lo dicho y escrito sobre un sitio que desde hace cinco centurias ya se había constituido raigalmente como nación. Pese a ello, creemos que la muestra es lo bastante representativa como para entreabrir el entendimiento y proseguir el diálogo sobre nuestra categórica individualidad paraguaya.
INTRODUCCIÓN
** No es éste un libro más sobre la Guerra Grande. Se trata de una selección de textos de autores que fueron actores y combatientes. El deseo de los involucrados en esta labor cultural es el rescate de la historia en la categoría que le corresponde como maestra de la vida, en un momento en que las ciencias sociales ocupan una secundaria categorización.
** No es propósito del compilador crear, sino difundir lo que existe, con excepción de aportes absolutamente inéditos, como el "Diario de Guerra" de José Segundo Decoud y un testimonio del capitán Leandro Pineda, que ahora se dan a conocer.
** Se justifica aquí la inclusión de un texto de Elisa Alicia Lynch, a su vez desconocido. Si bien la polémica irlandesa no reúne la categoría de combatiente, fue la compañera del Mariscal López en todo el curso de la guerra y tuvo la misión final de darle sepultura con sus manos, al igual que a su adolescente hijo Panchito López.
** El testimonio de los memorialistas Juan Crisóstomo Centurión, Francisco Resquín, Silvestre Aveiro, Pedro B. Duarte e Ignacio Ibarra, si bien son conocidas sus obras, merecen una mayor difusión. Sin duda, es una buena idea realizar una relectura de sus actuaciones que suscitarán nuevas interpretaciones. La visión del relevante historiador contemporáneo doctor Efraím Cardozo, cierra con su habitual objetividad esta necesaria recreación cultural.
** La Guerra Grande o la Guerra de la Triple Alianza, como es denominada, será interpretada de forma distinta pollas sucesivas generaciones de paraguayos y de extranjeros, y no son escasas las obras que se publican con novedosas interpretaciones. En la sección Civil y Judicial de nuestro Archivo Nacional existen numerosos folios de testimonios de actores de la Guerra Grande que están a la espera de la labor del paciente investigador que los aireen y le den vida.
** Todo parece indicar que la Guerra Grande, merece una auténtica interpretación actual sin cargas ideológicas ni chauvinismo -de lo que fue-, y cómo pesa en la vida para guaya y en la región rioplatense. Este conflicto, que tuvo como eje central un Tratado Secreto que guardaba el real objetivo de dos repúblicas y un imperio, el deseo de apropiación territorial en dos de los aliados, mereció en su tiempo la calificación de Toribio Pacheco, el Canciller peruano: "Por muy fundadas que sean las quejas que se han formulado contra el régimen interno del Paraguay, eso no es suficiente, desde luego, para justificar una guerra que se lleve de fuera, con el objeto de alterar sus instituciones o hacer desaparecer su nacionalidad.
** "Conviene mucho a la América la existencia de naciones mediterráneas, como Bolivia y el Paraguay, porque ellas tienen que servir forzosamente para la civilización de la par te interior de este vasto continente, y cualquier tentativa que se hiciera para destruirlas, sería un paso atrás en la senda del progreso americano".
** Proféticas estas palabras, que dan la sensación de que el espíritu aliancista del Siglo XIX se proyecta en el tiempo mercosuriano, para frenar los impulsos y la dinámica con que deben activar los bloques del Siglo XXI.
** En este tiempo que existe un clamor de patriotismo real, no el engañoso patrioterismo, no se debería dejar de considerar el papel y el valor desinteresado de los combatientes del setenta, que de esa virtud republicana hicieron demostración generosa en Yatay, Humaitá y un largo etcétera.
** La división de la publicación en dos secciones obedece a un sentido práctico: lo que puede ser considerado el combate primero ofensivo, luego la resistencia defensiva y el día final de la epopeya el 1º de marzo, donde aparece finalmente la figura solitaria del Mariscal López, Presidente de la República y generalísimo de un devastado ejército.
** Debe advertirse que en esta obra se mantiene la grafía Original.
** No podría finalizar esta introducción sin recordar a Manuel Gondra, quien en 1908 en una conferencia política ante lo más granado de su partido señalaba que, se debía tener siempre presente el pasado de la patria, al final nuestro tirano fue el único quien murió con la palabra Patria en sus labios. - JULIO CÉSAR FRUTOS. Asunción, junio de 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada