Recomendados

viernes, 30 de julio de 2010

MARIANO ANTONIO MOLAS - MADERA, TEXTILES Y YERBA MATE EN LA PROVINCIA DEL PARAGUAY /Fuente: DESCRIPCIÓN HISTÓRICA DE LA ANTIGUA PROVINCIA DEL PARAGUAY


MADERA, TEXTILES Y YERBA MATE
EN LA ANTIGUA PROVINCIA DEL PARAGUAY
Autor:
MARIANO ANTONIO MOLAS
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
.
MADERAS Y YERBA MATE

En las montañas de que abunda la Provincia, hay muchas maderas de diferentes clases, cuyos nombres en la mayor parte se ignoran. Las más conocidas y las que más se veían, son los Cedros de magnitud singular. Los Cedrorás, semejantes a los verdaderos. Los Lapachos (Tayí [Tajy]) de tres clases. Ibiraró [Yvyrarõ]; Peterebí [Peterevy] blanco, hasta de 30 varas de largo, y Negro (Zarzafrás). Urundies [Urunde’y], de dos calidades. Palo blanco; Morozimo; Tatané [Tatane].(35) El Guayaibí [Guajaivi], muy semejante al corazón del nogal, útil para balaustres, pilares, testeras de cujas y otras obras. El Guayacan muy duro, fragante, pero fino y lustroso, sirve para trapiches que son de mucha duración. El Timbó [Timbo], que hay en abundancia, gruesos y corpulentos desde 16 cuartas hasta 30; bien que los de este grosor son raros, de que se hace canoas y bateas. Todas las dichas maderas son útiles para embarcaciones, para edificio, para muebles y trastos de casa, tablazones y tiranterío. Hay un árbol llamado Urundei-pará (overo) [Urunde’y para] de unas vetas particulares, del cual se fabricaban cómodas, sillas, cujas, mesas, escaparates o papeleras, camoncillos, taburetes, canapés, marcos de cuadros y otras obras que han sido apreciables en las provincias de abajo (36), así como las otras maderas, arriba dichas; pero ya nada se trabaja hoy de esta madera, desde que se descubrió el Morosibó [Mborosybo] amarillo, que es mucho mejor que el Urundei pará [Urunde’y para].
Aunque regularmente en la mayor parte de la campaña se encuentran maderas de las dichas arriba, no pueden beneficiarse, sino en las inmediaciones de los ríos fondables, por ser sumamente difícil y costosa su conducción de otra parte, que no sea de su cercanía; y así por esta razón, y por que son más apreciables y más sanas por la experiencia, se hacen los cortes de maderas y se establecen los obrajes en las costas de los ríos o a corta distancia del Jejuí-Guazú y Jejuí-Mini, en Curuguatí [Curuguaty]; y del Tebicuarí [Tebicuary], desde Villa Rica, hasta M’buyapei [Mbuyapey].
El Tebicuarí [Tebicuary], mayor río que los antes dichos, ha sido por donde se ha extraído más madera, porque a más de haber muchos montes abundantes de maderas en sus inmediaciones, y en sus costas, desde más arriba del puerto de Yuti [Yuty], hasta Arrecifes; hay también ríos fondables que desaguan en él como el M’buyapei [Mbuyapey] y el Piráporaru [Pirapo ruru?], por los cuales se conducen en jangadas chicas hasta el Tebicuary, las maderas trabajadas en los montes distantes de este río. Los obrajes de madera, piden más costos y demora, que los de la yerba-mate: porque para aquellos es preciso abrir Varaderos anchos para sacarlos de los montes y arrimar al río a costa de mucho trabajo para formar las jangadas, fabricar piraguas, garandumbas, barcos y canoas, que se hacen muy hermosas y grandes, así de tablas de cedro como de Timbo.
El pueblo de Jesús, tiene también montañas muy abundantes de buenas maderas, y de ellas se sacaban y conducían a Buenos Aires por el río Tebicuary, jangadas y piraguas grandes cargadas de madera y yerba-mate, como también lo hacían los pueblos de Trinidad e Itapua, por el Paraná.
Pero hace 25 años, que no se trabaja ya en maderas ni barcos. Antes se han podrido en la rivera de la capital sobre 300 buques grandes y chicos, sin que por eso hubiesen hecho falta en Buenos Aires las maderas del Paraguay, pues se provee de este artículo del Brasil, de Norteamérica, de donde le traen más barata y con abundancia; con que aún cuando se volviera a entablar el comercio con los pueblos de abajo, y se condujesen maderas, no se lograría el lucro ventajoso que reportaban antes los obrajes. Ahí está la protección del comercio que el Dictador prestó a los habitantes del Paraguay, deseando perjudicar a los pueblos argentinos prohibiendo la extracción de maderas de aquí, y privando la navegación del río y exportación de los frutos y otras muchas producciones del país, perjudicó sobremanera a los paraguayos y más que a todos al erario nacional; por cuyas causas se perdieron muchas jangadas y piraguas grandes cargadas de madera, así como también centenares de miles de arrobas de tabaco y yerba-mate que tenían acopiadas los comerciantes. (37) Así los empobreció y empobreció a la provincia, privándola del percibo de más de 30 millones de pesos en metálico y en otros artículos de que carece.
Desengañémonos, los pueblos argentinos subsisten y subsistirán, se adelantan y se adelantarán sin el Paraguay, por su industria, por su comercio y concurrencia extranjera. La experiencia de más de tres siglos que llevamos de población, nos demuestra y convence de esta verdad.
Todas las referidas maderas, son de mucha duración y consistencia como se veían en las embarcaciones que navegaban por este río, y el Paraná hasta Montevideo, y dándoles brea duran más sin necesidad de refacción. Se han fabricado fragatas grandes en la Angostura y en el Pilar, y han sido famosas en el mar.

TEXTILES

En las montañas y bosques hay una planta de que se fabrica el Caraguatá [Karaguata] o cáñamo. Dicha planta es especie de ananá y semejante en la prenca y frutos a la pina hortense. Las Iguanas o teyús [teju], (lagartos terrestres que se mantienen en cuevas subterráneas) y las aves son las que comen la piña que da la planta de que se trata: al paladar del hombre es insípida. Cuasi todos los bosques están llenos de esta planta, que se cría bajo de sombra y muere fuera de ella.(38) Se beneficia del modo siguiente: se arrancan las pencas más largas, las que se echan al agua y se dejan en ella hasta pudrirse; en tal estado se tira con la mano la piel o cáscara que de uno y otro lado cubre las hebras que contiene la penca; de este modo se beneficia con facilidad, y se sacan los filamentos que en lugar de estopas, sirven muy bien para calafatear los buques, coser zapatos y otras cosas. De esta planta se saca también la Ibira [Yvyra] (pero sin podrir las pencas) con que se manoja el tabaco. EL verdadero nombre de esta planta en guaraní es Ibira [Yvyra] y no Caraguatá [Karaguata] como impropiamente la llaman, siendo tan diferente a aquella; pues el Caraguatá [Karaguata] tiene las pencas más recias, llenas de espinas, punzantes, duras, y no son filamentosas; da fruto en racimos a semejanza de los de Pacoba [Pacova], o más bien de los de uvas; del fruto de Caraguata [Karaguata] se hace miel, aunque no dulce, pero gustosa, vermífuga y útil para la digestión.
Las hebras sacadas, como queda dicho, de la Ibira [Yvyra] o llámese Pita [Pytã], son fuertes y de ellas se hacen cordeles del grosor que se quiera. Los Payaguás, son los que más trabajan estos que ellos llaman línea para pescar; los hacen sin torno ni más artificio, que torciendo las hebras sobre el muslo con la mano. Con uno de estos cordeles, que son delgados, se hizo la experiencia siguiente: Se ató de firme en alto una punta y a dos varas de largo, en el extremo opuesto, se colocó peso de más de cien libras, y no se rompió el cordel hasta haberlo cargado con 124 libras; se midió entonces su circunferencia en la rotura que se halló de cuatro líneas, 96100 del pie de Castilla. (39) Parece que una cuerda de cáñamo de doce líneas de circunferencia, siendo de buena calidad, y trabajada como se acostumbra en los Arsenales, se rompe con la carga de 633 libras y como la resistencia es como los cuadrados de la circunferencia, haciendo la proporción, se deduce que una buena cuerda de cáñamo de cuatro líneas y 96100 de otra de circunferencia, debe romperse con ciento ocho y media libras; y la línea de Ibira [Yvyra] según la experiencia, aguanta hasta 124; con que, esta materia es más propia que el cáñamo, a que se parece en flexibilidad y color. De esta comparación se deduce, que un cable de Ibira [Yvyra] de doce pulgadas, aguantará, lo que otro de doce pulgadas, diez y media línea de cáñamo. Se ha remitido a Europa alguna porción, para que de ella se hagan lienzos, lonas, cables, y se comparen los costos con las utilidades; pero no ha habido resultado hasta ahora. El Gobernador Don Lázaro de Rivera que entró en esta Provincia y se recibió del mando en el mes de abril de 1796, puso fábrica de cables y amarras; la primera del Caraguatá [Karaguata] o Ibira [Yvyra] y la segunda de Huembepi [Guembepi] se decía que era para los barcos del Rey: la verdad en su lugar.
A imitación de lo que se trabaja de la referida planta se fabrican amarras de Huembé [Guembe], que se cría en los árboles que tienen parte de corrupción, a manera de junco, como de una pulgada de grueso, y termina y cae sobre la tierra; la hoja es semejante a la de Achira, su fruta como una espiga de maíz. Se arranca del árbol en que están prendidos los juncos, y se saca de ellos la cáscara que es delgada, la cual se coloca en manojos; estas se tienen en el agua por 15 o 20 días, y preparada de esta manera, se fabrican de ella sirgas a modo de cables, y sirven para amarras de barcos, toas o espías: son fuertes y conservándolas bajo del agua, son más firmes y consistentes, y duran más que las del Ibira [Yvyra] que se pudre.

LA YERBA

De las producciones de este país, que sirven de comercio, las principales son la yerba-mate, el tabaco y las maderas. La yerba se elabora en los montes de Igatimí, Puente Aguarai [Aguaray], Curupicai [Kurupika’y], Itanará, Cangüeí [Kangue'i], Viñal, Caagüagüe [Ka’agua kue?], Arenilla, Piracaí [Piraka’i], Mbaracayá [Mbarakaja], Pecurí, Aguaé, Curú [Kuru], Yerutí [Jeruti], Toribio, Mbocayatí [Mbocayaty], Morombí, Tayazucatí [Tajasucati], Ipiati, Pirai [Pira’i], Ibiratí [Yvyratî], Aracangüi Arakangue?], Ñandurocai [Ñandurokay], Caremá [Karema], Iribucuá [Yrybukua], Mondaí [Monday], Japepo, Mbaeberá [Mba'everã], Tacurupucu [Takurupucu] en la costa del Paraná; aquí se fabrican piraguas y se transporta la yerba hasta Buenos Aires; pero la conducción de torada es de mucho costo y pérdidas, por la gran distancia y fragosidad de los caminos y ríos rápidos que se pasan (40) yendo por tierra a Tacurupucu, donde estuvo primero el pueblo de Loreto, cuyas ruinas se ven allí, fuera del peligro de los indios salvajes y bravos que habitan aquellos lugares al norte del Paraná, y al sur los Guayanaes, bien que estos siempre se han mostrado mansos, andan en canoas por aquel río y son agricultores.
Los prenombrados lugares no son yerbales separados, sino obrajes (41) o ranchos particulares, donde más se trabajaba la yerba; pues desde el Paraná hasta el río Apa, están llenas de este árbol las montañas de arriba y abajo de la cordillera que viene de Brasil, atraviesa el Paraná donde hace el famoso y formidable Salto Grande, y corre hasta el río Paraguay. No he hecho mención de los yerbales de Trinidad, Jesús, Jutí [Yuty], Caasapa [Caazapá], Villa-Rica, ni tampoco de los de San Joaquín, Caihó, San Estanislao, Icuamandiyú [Ycuamandyyú o Ykuamandyju] y Concepción.
El célebre vegetal que da la yerba, es frondoso y vistoso; su hoja y figura es entre laurel y naranjo; se trabaja de la manera siguiente: – El peón yerbero desgaja el árbol, recoge los gajos, los amontona en un lugar que tiene bien rozado y limpio, y allí hace fuego y va chamuscando gajo por gajo; después de esta precisa operación, desmenuza los mismos gajos, haciendo lo que se llama un guacerbo de la propia hoja, de que forma una haz en figura de escalera, más alto que el peón y afianzado de la frente y pecho lo conduce a la espalda sin arrastrarlo, pues no pasa del talón abajo, fuera de la hacha, machete y otros útiles de que va cargado, sin más movimiento que el paso lento, hasta la población o rancho, en donde ya está preparado el barba-cuá, que es un envarillado en forma de horno, con dos bocas, fabricado de varas verdes. Visto a un peón venir caminando paso a paso con su haz de yerba, que por lo regular pesa ocho arrobas, más que menos, parece un vestiglo.
Sobre dicho armaje, coloca el peón la yerba bien extendida, de modo que no quede resquicio por donde respire o salga el humo del fuego que inmediatamente se hace abajo, de manera que llene todo el hueco del horno, y así, a fuego lento se va cociendo la yerba. Estando ya bien tostada, se apaga el fuego, y se barre todo el lugar que ocupó, cosa que quede bien limpio el suelo, y allí se coloca la yerba bien cocida y tostada; luego se apalea o se muele con un palo labrado, hecho en forma de un sable curvo. Estando ya bien molida, entrega el peón romaneada [9] al capataz y éste la coloca en el perchel que tiene dispuesto para acomodar en él toda la yerba que fueren entregando los peones, hasta completar las arrobas que cada uno se obligó trabajar. En este depósito se purifica la yerba y adquiere el olor suave que tiene, y siendo ya tiempo de concluir y salir del obraje, se ensaca en zurrones o tercios, atacando en ellos cada peón las arrobas que ha trabajado. Cada tercio contiene regularmente 8 arrobas netas, la demasía es el peso del cuero, y es la que se destara del tercio.
La yerba de Carema y de Curiú es la más exquisita y apreciable por su color, olor y gusto, que tira a dulce, como también por su duración; a esta la llamaban Caá-mini [Ka’a mini], por que no es del monte sino del campo, de hoja más chica, más gorda y amarilla; no es árbol grande como el del monte, sino arbusto. Se vendía a más precio que la común, por su calidad, y por que no era abundante. Antiguamente llamaban Caá-miní [Ka’a mini] a la que se trabaja de la hoja sola, sin palitos, y a la que los tenía, la daban el nombre de yerba de palos, que no era de tanta estimación. El uso de la yerba se hizo general en la América Meridional. Se usaba de ella, en todo el Perú bajo y alto hasta Lima; pero parece que no pasaba el río Apurimac o Amazonas. Adelante de Buenos Aires, que era el almacén de los frutos del Paraguay, se distribuía a los demás pueblos, se conducía en carretas hasta Salta y la Rioja, y de aquí en mulas hasta Lima. La que se destinaba para el Reino de Chile, se conducía también hasta Mendoza, y de ésta la pasaban en mulas a Chile; pero después se transportó por mar a aquel reino. La yerba fuerte era la que se llevaba a Chile, por que dicen que ésta se suaviza allá, y la suave se pone fuerte, por cuya razón no se llevaba la de esta calidad. (42)
Como en las inmediaciones de los yerbales sobre que pretenden o a lo menos reclaman derecho de propiedad y dominio por razón de primeros poseedores, o por el título de herencia que no se les puede negar, los Indios que ocupan aquellos territorios, cuyo número es muy grande; rara vez se internan en ellos los yerberos, por el peligro a que están expuestos y los crecidos costos que impenden, por la mucha distancia y fragosidades, por lo que varios obrajeros han llegado a quebrar, pues no pocas veces ha sucedido que los Indios cuando no han podido causar daño en las vidas o haciendas de los obrajeros queman los percheles de la yerba, y cuando encuentran resistencia hacen fuego emisario con un poco de paja y goma, que colocando en la punta de la flecha disparan por elevación con cuyo arbitrio logran incendiar los ranchos.
Algunas veces, suelen venir y llegar de paz, cuando esperan algún regalo o gratificación por el yerbal que se trabaja; y se ha experimentado que han guardado fidelidad con uno u otro sujeto, a quien también ellos regalan con maíz, miel, cera y otras menestras, de que tienen abundantes cosechas; pero nunca son tan gratuitos y en mucha cantidad sus regalos, siempre lo hacen con la mira de que se les recompense con machetes, hachas, cuchillos, y ponchos. Cuando llegan de paz, vienen como en procesión, guiándolos el Cacique con una cruz en las manos, cantando y proponiendo paz y amistad; al acercarse al portón de las quinchas, saludan en guaraní, que es el idioma de ellos, aunque lo hablan con demasiada velocidad y síncope (43) como tragando las últimas sílabas con el Tupata nera'arõ (Dios os guarde) dirigiendo la palabra al capataz, a quien le dan el tratamiento de capitá-Guazú (capitán mayor). Este y los peones que están juntos les corresponden con demostración de alegría y amistad; los hacen entrar dentro del quinchado, sin armas, que son macanas y flechas, en cuyo manejo son diestrísimos, y de una puntería tan fija, que no yerran, por más chica que sea la avecita a que la disparan; luego se les carnea un toro y se les entrega la carne; los yerberos tienen la precaución y cuidado de ocultar sus herramientas, por que si las ven los indios, no aguardan a que se las den de agrado: luego las agarran para sí.
Los que viven desde los yerbales de Curuguatí [Curuguaty], Icuamandiyú [Ykuamandyju], Palomares, Caremá hasta el Paraná, son los bravos y aleves, que han hecho daño a los yerberos. Los que habitan en las inmediaciones de los yerbales de Concepción, cordillera arriba, son hospitalarios y más amigables. Estos indígenas, tiemblan al oír el ruido o estruendo del fusil; pero mucho más al ver a un indio Guaná, a quien llaman Abapyta [Avapytã - Indio rojo–], de tal manera que la vista de uno sólo, los pavorisa, y les causa un terror pánico, y hordas enteras les huyen desamparando y abandonando sus hogares o caseríos, sin reparar fragosidades y malezas, y no vuelven a ellas mientras un Guaná permanezca en la población de los yerberos; por cuya razón algunos patrones o dueños del obraje, han llevado a los yerbales dos o tres Guanás, pagándoles, para que les sirvan de guardia durante la faena y labor de la yerba; y de este modo han logrado trabajar con tranquilidad y libertad sin experimentar perjuicio. La yerba cuyo beneficio es penoso y costoso, se conduce a lomo de mula a esta ciudad, o hasta el río, si lo hay inmediato, para transportarla en embarcaciones por los ríos Curuguatí [Curuguaty], Jejuí-mini, Aguarai [Aguaray] y otros que desaguan en el Jejuí grande, y este, en el del Paraguay, por donde se conduce este fruto de aquellos yerbales. La de Caremá y Caihó, es la que se portea en récuas de mulas. Por eso es que la yerba de estos dos lugares ha sido la mejor y la más apreciable, por que conduciéndose en mulas, vienen golpeándose y asoleándose más y más, de manera que no tiene lugar de percibir humedad, que es la que pronto la enmohece, le da mal olor y la pone fuerte, en lugar que el mucho asoleo mejora y vuelve suave, la que se puso fuerte. Pero esta conducción en acémilas, es muy demorosa y lenta, principalmente cuando hay abundancia de lluvias. La yerba de Concepción como los más de los yerbales, se hallan en la cordillera arriba, se baja en mulas hasta el pie de ella, y de allí en carretas hasta la villa, en donde se embarca para la Asunción. Lo mismo se hace con la de Icuamandiyú [Ykuamandyju]. La yerba de estas dos villas, ocupa el segundo lugar después de la de Carema y Caihó, como la que se trabaja en Igatimí.
Por el río Tebicuarí [Tebicuary], se practicaban en los tiempos de oro algunos transportes de yerba que se trabajaba en los yerbales de Villa-Rica, de Yuti [Yuty] y de Caasapa [Caazapá], en piraguas y garandumbas chicas y grandes, y por la proporción de ser navegable este río, que desagua en el Paraguay, siete leguas arriba de la Villa de Pilar, giraba este fruto, en derechura a las provincias de abajo.
.


ENLACE DE LAS NOTAS SERÁN DERIVADAS
A LA BIBLIOTECA VIRTUAL DEL PARAGUAY.
Autor: MARIANO ANTONIO MOLAS
Tercera edición,
EDICIONES NIZZA
Asunción - Paraguay, 1957.
Versión digital (pdf):
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada