Recomendados

martes, 16 de noviembre de 2010

BERNARDO NERI FARINA / ALFREDO BOCCIA PAZ - EL PARAGUAY BAJO EL STRONISMO (1954-1989) - COLECCIÓN : LA GRAN HISTORIA DEL PARAGUAY, Nº 13 - © Editorial El Lector, 2010.



EL PARAGUAY BAJO EL STRONISMO (1954-1989)
COLECCIÓN : LA GRAN HISTORIA DEL PARAGUAY, Nº 13
© Editorial El Lector
Director Editorial: Pablo León Burián
Coordinador Editorial: Bernardo Neri Farina
Director de la Colección: Herib Caballero Campos
Diseño de portada: Celeste Prieto
Diseño Gráfico: Joel Lezcano.
Corrección: Nidia Campos
Portada: Fotografía de Alfredo Stroessner.
Colección Bernardo Neri Farina.
Fotografías: Colección del Instituto y Museo Militar de Asunción
Hecho el depósito que marca la Ley 1328/98
ISBN: 978-99953-1-085-1
El Lector I: 25 de Mayo y Antequera. Tel. 491 966
El Lector II: San Martín c/ Austria.
Tel. 610 639 - 614 258/9
Esta edición consta de 15 mil ejemplares
Asunción – Paraguay (2010 – 140 páginas)


CONTENIDO
PRÓLOGO
INTRODUCCIÓN
ALFREDO STROESSNER Y SU TIEMPO : Quién era Alfredo Stroessner / General a los 36 años de edad  Presidente de la República / La llegada de Stroessner al poder / El golpe del 54 / El contexto internacional
LOS PRIMEROS AÑOS DE GOBIERNO : La situación económica / La alianza con el Brasil / El apoyo de Estados Unidos / El fin del idilio / Nuevas fronteras agrícolas / El agua, el aire y los rieles / La política en los primeros tiempos del stronismo / Purgas en las Fuerzas Armadas /  El dominio del Partido Colorado / La caída de Epifanio Méndez / La situación bajo control / La última resistencia colorada a Stroessner / La reacción de Stroessner  / La oposición en aquellos tiempos / Adiós a las armas / El control del sector social
LA FORTALEZA DEL RÉGIMEN EN LOS '70 : El impacto de Itaipú / La corrupción / La decadencia de la educación / La estabilidad / La permisividad con Repsa / Refugio de delincuentes / Desde Australia / Stroessner y los nazis / El carnicero de Riga / Ruta de drogas / La corrupción como modelo
EL TERROR EN LOS TIEMPOS DE STROESSNER : Sectores más perseguidos / La tortura / Desapariciones forzadas de personas y ejecuciones extrajudiciales / Exilio / Las víctimas mujeres / Violencia sexual / Ataques a comunidades / La Técnica / La prensa durante el stronismo / El papel de la Iglesia / Monseñor Rolón / La venida del Papa / Discurso de Juan Pablo II ante el presidente Stroessner / El final
UNA SOCIEDAD CAUTIVA DEL STRONISMO : La difícil consolidación / Las incursiones armadas / La fachada legal / El contexto ideológico / La violenta pax stronista / La estructura represiva / La década del setenta / El plan Cóndor / La década del ochenta / Los años finales / Las consecuencias del stronismo sobre la sociedad / El conocimiento de la verdad
FUENTES CONSULTADAS
LOS AUTORES


PRÓLOGO
Tras varios volúmenes nos vamos acercando a los tiempos recientes de la Historia Paraguaya, por lo tanto a procesos cuyos actores aún siguen con vida. El análisis del Paraguay bajo Stroessner, está desarrollado con rigor e investigación que caracteriza a los escritos de los dos mayores conocedores del tema, Bernardo Neri Farina y Alfredo Boccia Paz.
El destacado periodista y escritor Bernardo Neri Farina, inicia el texto mostrando quién fue Alfredo Stroessner, y como logró asumir un poder casi omnímodo en la República del Paraguay por más de tres décadas. El autor nos describe minuciosamente el proceso por el cual Stroessner accedió al poder, así como el contexto internacional de la Guerra Fría que le permitió a consolidarse en él.
El autor no deja de mencionar las transformaciones sociales y económicas que se produjeron en aquellos largos años, es así que analiza la apertura de las nuevas fronteras agrícolas, la corrupción como un sistema impuesto, el impacto en la economía de la construcción de la represa hidroeléctrica de Itaipú.
Así mismo no deja y no se puede dejar de mencionar todo lo concerniente al aspecto represivo de un régimen que implantó el terror como mecanismo de persecución a quienes le enfrentaron, aunque sean grupos de campesinos, estudiantes, políticos o sencillamente gente de a pie.
Neri Farina destaca el rol de la Iglesia Católica y por sobre todo de Monseñor Ismael Rolón quien fue uno de los símbolos vivientes de la lucha por la democracia en el Paraguay y de denuncia constante contra los abusos contra los Derechos Humanos, por parte de los organismos de seguridad.
En la segunda parte del libro el doctor Alfredo Boccia Paz, analiza la sociedad cautiva del stronismo, y como el Paraguay vivió bajo un régimen que no tuvo el mínimo reparo en utilizar todos los medios a su alcance para consolidarse en el poder y luego establecer un régimen de represión, que como sostiene el autor se convirtió en una política estatal, que fue muy difícil de desmontar luego de 1989.
El análisis de Boccia Paz discurre por décadas de tal forma demuestra como la represión del régimen cambió con el tiempo y por sobre todo con respecto a quien era el represaliado. En este sentido cabe señalar que la internacionalización de la represión se consolidó en la década del 70 con el nefasto Plan Cóndor que llenó de dolor y luto estas latitudes, las características de dicho proceso es analizado por el autor. Concluye refiriéndose a las consecuencias de la dictadura stronista en la sociedad paraguaya, al respecto afirma que dicho gobierno "...obstruyó la conciencia crítica y anuló a gran parte de la ciudadanía".
Es más que recomendable la lectura de esta obra pues la misma nos permitirá comprender que muchos de los males de nuestra actualidad no son consecuencia del sistema democrático sino que son resabios de un sistema que anuló la ciudadanía e impidió el desarrollo de las instituciones republicanas.


INTRODUCCIÓN
Casi toda la segunda mitad de la historia paraguaya del siglo XX está dominada por el prolongado gobierno de un solo hombre: el general Alfredo Stroessner. El stronismo se constituye en un periodo histórico bien definido no solo por el impresionante poder acumulado de manera omnímoda, sino por las peculiares características que mostró desde sus inicios dicha dictadura.
Si bien se trata, sin dudas, de una autocracia que sometió las instituciones republicanas, fue también un gobierno sostenido por un partido político tradicional y que se esforzó en mantener el ritual democrático como una fachada presentable ante la mirada internacional. Fue justamente ésa, la coyuntura internacional de la época que le tocó atravesar, la que explica en parte, la larga duración de un régimen que encajaba perfectamente en la lucha ideológica, que dividía al mundo con dos visiones enfrentadas e irreconciliables. Stroessner fue un hijo regional de la Guerra Fría, a lo que sumó una inesperada habilidad para manejar los hilos de los intereses internos para mantener su larga hegemonía.
Su asunción al poder se produjo en momentos en que el país estaba sumido en una profunda anarquía y cuando aún se vivían las consecuencias trágicas que los vencedores de la cercana guerra civil de 1947 habían impuesto a los vencidos. Fue por eso que, al lograr imponer un cierto orden en la agitada vida política y militar de la época, el inicio de su gobierno fue saludado como auspicioso por diferentes sectores de la sociedad. Lo que no podía saberse entonces, era que comenzaba un prolongado periodo de autoritarismo que terminaría por arrasar con todo atisbo de pensamiento crítico o actividad contestataria.
No puede negarse que con la obligada pacificación de los ánimos colectivos, Stroessner pudo realizar las obras de infraestructura que modernizaron en algo al paupérrimo Estado paraguayo. Además de las numerosas obras materiales -viales, edilicias, sanitarias, de electrificación, etcétera- su gobierno tuvo la visión de emprender una vigorosa "marcha hacia el Este" que rompía la secular dependencia económica con la Argentina y establecía un mayor equilibrio geopolítico al acercarse al Brasil.
La economía paraguaya vivió sus años de mayor florecimiento durante la década del setenta, cuando el país llegó a tener un inédito crecimiento de su PIB anual durante muchos años consecutivos. Esto fue posible gracias a los ingresos generados por la construcción de la represa de ltaipú y por el "boom" de la exportación del algodón y más tarde de la soja. El Paraguay contaba, a lo largo de esos años, con una flota mercante y líneas aéreas nacionales e internacionales, que no sobrevivieron a la corrupción imperante en sus últimos años de gobierno y a los avatares de la complicada transición democrática que siguió al stronismo.
El sistema económico y político instalado por el stronismo no era sustentable sin Stroessner. Él estaba en la indiscutida cúspide de una trilogía perversa -Gobierno, Fuerzas Armadas y Partido Colorado- que sustituía el funcionamiento institucional de los tres poderes en una democracia real.
Si las obras materiales fueron el legado rescatable de los 35 años -equivalentes a siete periodos gubernamentales- de Alfredo Stroessner, queda un flanco impresentable ante la memoria de las generaciones futuras: la violación sistemática de los derechos humanos y la instauración de una corrupción sistémica que alcanzó niveles nunca antes conocidos en la historia paraguaya.
El autoritarismo impuesto por el stronismo se sumó a la larga saga de gobiernos de igual cuño en nuestro pasado. En muchos aspectos, la represión de Stroessner lo regló, lo perfeccionó e instaló el miedo como compañero habitual de las actividades cotidianas de dos generaciones de paraguayos. El balance de tantos años sin libertades públicas ni garantías constitucionales es demoledor. En el Paraguay hubo que crear ciudadanía a la caída de su gobierno. Fue ése un proceso lento y trabajoso que explica, en parte, la inusual duración de la transición posterior. Transición sobre la que el modo stronista de pensar siguió dejando su impronta por muchos años.
Este trabajo pretende aportar una visión amplia y, hasta donde eso es posible, objetiva -aunque necesariamente incompleta- de ese periodo histórico aún cercano en el tiempo y sobre el cual se vuelcan aún miradas cargadas de pasión política.


EL CONOCIMIENTO DE LA VERDAD (ALFREDO BOCCIA PAZ)
Pese a sus logros en otros aspectos de la conducción del país durante 35 años, el stronismo ofrece un flanco poco defendible ante la historia: los excesos cometidos contra la población para mantener con puño inflexible su gobierno. Los militares y civiles que quedaron a cargo del poder durante los primeros meses de la transición no tenían demasiado interés en investigar un pasado en el que ellos habían sido protagonistas. Pero los esfuerzos por edulcorar la violencia del periodo anterior chocaron con una realidad que escapó a sus designios. Hubo cuatro hitos de la transición democrática paraguaya que resignificaron la imagen que la generación siguiente tuvo de ese periodo histórico.
El primero de ellos fue tan predecible como incontrolable. Una de las condiciones insalvables del gobierno de Andrés Rodríguez para demostrar que tenía en verdad credenciales democráticas, fue la de tolerar una amplia libertad de prensa. Y eso ocurrió de manera, en general, irrestricta a partir de febrero de 1989. Y, con ella, aparecieron miles de voces - acalladas por décadas- de las víctimas y sus familiares, anhelantes de contar sus suplicios en los calabozos de la dictadura. La prensa -incluyendo a los, hasta entonces, muy oficialistas diarios Hoy y El Diario Noticias- dio amplio destaque a las atrocidades cometidas en los años anteriores. El año 1989 se llenó de publicaciones periodísticas que señalaban al régimen de Stroessner como un violador contumaz de los más elementales derechos humanos.
Pero para las víctimas, eso no era suficiente. A pesar de que se habían iniciado numerosos juicios contra los responsables policiales y militares de torturas, detenciones ilegales y desapariciones, todos chocaban contra el mismo obstáculo: la falta de evidencias. La Policía de la transición democrática argüía que los archivos de la institución habían desaparecido en "los confusos hechos que siguieron al 2 y 3 de febrero de 1989". Todos los juicios se encontraban estancados. No había evidencias ni voluntad judicial. Pero la historia le haría un guiño a los emprendedores de la memoria.
En la mañana del 22 de diciembre de 1992 fueron encontrados los archivos prácticamente completos de la Policía de Stroessner. Casi cuarenta años de historias ocultas emergían abruptamente con el sello de la verdad por haber sido escritas por los mismos autores de los crímenes, seguros de su eterna impunidad. Lo importante de esos papeles radica en los informes, fichas, estudios de inteligencia, listas de presos, libros internos vinculados a la represión social y política archivados por los jefes del Departamento de Investigaciones. Sin duda, la contribución más trascendente para este archivo fue la obsesión del sempiterno jefe Pastor Coronel por conservar todo, de forma meticulosa y, si fuera posible, en duplicado.
El Centro de Documentación y Archivo del Poder Judicial, creado para preservar esos documentos contiene aproximadamente 700.000 folios distribuidos en más de 715 libros encuadernados, cerca de 1.000 archivadores y carpetas, más de 8.000 fichas de detenidos, listas de informantes confidenciales, cerca de 3.000 fotografías de detenidos, actos políticos, acontecimientos sociales y álbumes de fotos familiares incautados en allanamientos. Los libros "subversivos" incautados a los detenidos sumaban más de 1.500, además de cassettes con grabaciones de reuniones y paneles políticos, conferencias, homilías, discursos y programas radiales.
Con la documentación aportada por estos archivos los argumentos de los abogados defensores de los torturadores y sus mandantes se derrumbaron como un castillo de naipes. Resultaba imposible negar pruebas que tenían el sello oficial de la institución encargada de la represión. Hasta el más timorato de los magistrados judiciales debió rendirse ante la evidencia de que era imposible no actuar.
Uno de los casos emblemáticos de esos días fue el de Mario Schaerer Prono, un dirigente del movimiento clandestino denominado Organización Político Militar (OPM) que fue detenido en abril de 1976 en un enfrentamiento policial. Aunque numerosos testigos aseguraban que había entrado vivo y caminando al Departamento de Investigaciones, la Policía afirmaba que había sido muerto en la balacera que precedió a su captura. El hallazgo de su ficha, con su foto y sus antecedentes demostró que los familiares estaban en lo cierto cuando acusaban a la Policía de haberlo torturado hasta la muerte.
Tantos fueron los casos dilucidados a partir de esos papeles que la lerda Justicia paraguaya pudo darse el lujo de hacer algo que no ocurrió muy rápido en los países vecinos: juzgar y condenar a los torturadores. Los que hacían el trabajo sucio en el Departamento de Investigaciones sufrieron penas de 20 y 25 años de cárcel. Tanto el jefe de Policía, el general Francisco Alcibíades Brítez Borges, como el jefe del Departamento de Investigaciones, Pastor Coronel, fallecerían años después en prisión. Además, muchísimos compatriotas que habían sido víctimas de la represión encontraron la posibilidad real de documentar su detención y los daños derivados de la misma. La nueva figura jurídica del hábeas data adquiría una utilidad concreta en los juicios de reparación e indemnización del Estado a dichas personas.
Aparte del innegable valor jurídico de los "archivos del horror" -nombre que inmediatamente les dio la prensa-, existe un valor histórico irrefutable. Se encuentra allí casi medio siglo de historia oculta paraguaya. No menos importante, sin embargo, es su valor simbólico. Después de la aparición de estos archivos, la visión de la sociedad sobre lo que fue el stronismo cambió radicalmente. Las violaciones a los derechos humanos ya no podían ser negadas. Sin los archivos, la justificación de las luchas de las víctimas de la represión hubiera sido distinta. La declinación del pensamiento stronista, hasta convertirse hoy en una facción minoritaria del Partido Colorado, tiene que ver con el progreso de la institucionalidad democrática, pero también con el temor que despierta una vuelta al pasado de violencia representado por la dictadura. Los "archivos del horror" han sido fundamentales en la memoria de ese periodo.
Los dos últimos factores tienen que ver con acontecimientos más recientes. La constitución de la Comisión de Verdad y justicia fue un logro de la sociedad civil que tardó quince años en concretarse -2004- y otros cuatro en producir su informe final -2008-, demoledor y doloroso. Por último, muy recientemente, una cuestión pendiente desde el fin de la dictadura parece haber tocado parcialmente a su fin: el lugar donde fueron enterrados los cuerpos de los desaparecidos durante la dictadura. El descubrimiento de decenas de tumbas anónimas en la Agrupación Especializada de Asunción y la posibilidad de su identificación gracias a estudios genéticos, ha reavivado la memoria de un pasado cargado de violencia y sectarismo y nos ayuda a comprender la necesidad de una convivencia más pacífica y democrática.


FUENTES CONSULTADAS
*. ABENTE BRUN, DIEGO (Comp.). 1993. Paraguay en transición. Ed. Nueva Sociedad. Caracas.
* ARDITI, BENJAMÍN. 1992. Adiós a Stroessner. La reconstrucción de la política en el Paraguay. Asunción, RP Ediciones - Centro de Documentación y Estudios.
*. BARBOZA, RAMIRO. 1990. El ocaso de la tiranía (1986-1989). Editado por la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos. Asunción.
*. BLANCH, JOSÉ MARÍA Y OTROS. 1991. El precio de la paz. Asunción, Ed. CEPAG (Centro de Estudios Paraguayos Antonio Guasch).
*. BOCCIA PAZ, ALFREDO, GONZÁLEZ MYRIAM Y PALAU, ROSA. 1994. Es mí informe. Los archivos secretos de la Policía de Stroessner. Asunción, Centro de Documentación y Estudios y Servilibro.
*. BOCCIA PAZ, ALFREDO, LÓPEZ, MIGUEL, PECCI, ANTONIO Y GIMÉNEZ, GLORIA. 2002. En los sótanos de los generales. Los documentos ocultos del Operativo Cóndor. Asunción, Servilibro.
*. BOCCIA PAZ, ALFREDO, PALAU, ROSA Y SALERNO, OSVALDO. 2007. Paraguay: los archivos del terror. Los papeles que resignificaron la memoria del stronísmo. Asunción, Corte Suprema de Justicia - Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos.
*. CARTER, MIGUEL. 1991. El papel de la Iglesia en la caída de Stroessner. RP Ediciones. Asunción.
*. CHIAVENATO, JULIO JOSÉ. 1980. Stroessner, retrato de una dictadura. São Paulo, Editora Brasiliense.
*. COMISIÓN DE VERDAD Y JUSTICIA. 2009. Informe final. Síntesis y caracterización del régimen. Asunción, Ed. Comisión de Verdad y Justicia.
*. COMITÉ DE IGLESIAS. Crisis mundial y recesión doméstica. Situación económica en 1982. Cuaderno de Investigación N°- 9. Departamento de Estudios. Asunción.
*. DA MOTA MENEZES, Alfredo. 1990. La herencia de Stroessner. Carlos Schauman Editor. Asunción.
*. FARINA, BERNARDO NERI. 2003. El último supremo. La crónica de Alfredo Stroessner. Asunción, Editorial El Lector.
*. FERNÁNDEZ ESTIGARRIBIA, JOSÉ FÉLIX; SIMÓN, JOSÉ LUIS. 1987. La sociedad internacional y el Estado autoritario del Paraguay. Ed. Araverá. Asunción.
*. FLECHA, VÍCTOR-JACINTO Y MARTINI, CARLOS. 1994. Historia de la transición. Pasado y futuro de la democracia en el Paraguay. Asunción, Ed. Ultima Hora.
*. FRUTOS NEUSSFAMMER, CRISTÓBAL. 1978. Álbum de oro de la segunda grandeza nacional. Stroessner. Un nombre para la historia. Su vida. Sus pensamientos. Sus obras. Asunción, Ed. Panorama. García Lupo, Rogelio. 1989. Paraguay de Stroessner. Buenos Aires, Ediciones B, Serie Repórter.
*. GONZÁLEZ DELVALLE, ALCIBÍADES. 1984. Mi voto por el pueblo y otros comentarios. Volumen I. Edición del autor. Buenos Aires. González Delvalle, Alcibíades. 1998. Contra el olvido. La vida cotidiana en los tiempos de Stroessner. Asunción, Intercontinental Editora.
*. HELFELD, DAVID Y WIPFLER, WILLIAM. 1982. Mbareté, ley superior del Paraguay. Nueva York, Ed. Liga Internacional de Derechos Humanos.
*. JOHNSON, PAUL. 1989. La historia del cristianismo. Javier Vergara Editor. Buenos Aires/Madrid/México/Santiago de Chile. Lewis, Paul. 1986. Paraguay bajo Stroessner. México, Fondo de Cultura Económica.
*. LEZCANO, CARLOS MARÍA. 1990. El régimen militar de Alfredo Stroessner. Fuerzas Armadas y política en el Paraguay 1954-1959. En: Síntesis Documental de Ciencias Sociales Iberoamericanas Nº 10.
*. MARTINI, CARLOS. 1997. Alfredo Stroessner. En: Crónica histórica ilustrada del Paraguay. Ed. Quevedo. Buenos Aires.
*. MASI, FERNANDO. 1989. Stroessner: la extinción de un modelo político en eh Paraguay. Ed. Ñandutí Vive/Intercontinental. Asunción.
*. MIRANDA, ANÍBAL. 1987. Estados Unidos y el régimen militar paraguayo 1954-1958. Documentos de fuentes norteamericanas. El Lector. Asunción.
*. MORENO, AUGUSTO. 1966. La época de Alfredo Stroessner. Valoración política, histórica y filosófica. Asunción, Comuneros
*. PRIETO YEGROS, LEANDRO. 2002. Contra la mentira. La verdad sobre la vida en los tiempos de Stroessner. Asunción, Editorial Cuadernos Republicanos.
*. RIQUELME, MARCIAL ANTONIO. 1992. Stronismo, golpe militar y apertura tutelada. Asunción, Ed. CDE/RP Ediciones.
*. RIVAROLA, DOMINGO. 1991. Una sociedad conservadora ante los desafíos de la modernidad. Ediciones y Arte Editorial. Asunción Rodríguez Alcalá, Guido. 1990. "Testimonio de la represión política en Paraguay 1975-1989". Asunción, Comité de Iglesias, Serie "Nunca Más", Vol. 3.
*. SCHVARTZMAN, MAURICIO. 1987. Contribuciones al estudio de la sociedad paraguaya. CIDSEP - Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción. Asunción.
*. SILVERO, ILDE. 2001. Una historia sin fin: la lucha por la libertad de prensa en el Paraguay. Edición del autor. Asunción.
*. USAID. AID. History in Paraguay. A report on the Development Assistanse Program to Paraguay by the United States Agency for International Development (USAID) and its predecessor agencies 1942-1988.
*. VITTONE, LUIS. 1975. Dos siglos de política nacional. Dirección de Publicaciones de las FF AA NN.
*. YORE, FÁTIMA MYRIAM. 1992. La dominación stronista. Orígenes y consolidación. Seguridad nacional y represión. Base Investigaciones Sociales. Asunción.


ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ABC COLOR:

LIBRO SOBRE EL TIEMPO DEL STRONISMO
El próximo domingo aparecerá, con el ejemplar de ABC Color, el libro número 13 de la Gran Historia del Paraguay, la colección editada por El Lector.

Se trata de “El Paraguay bajo el stronismo 1954-1989”, de Bernardo Neri Farina y Alfredo Boccia Paz. 

En la introducción de su obra, los autores recuerdan que casi toda la segunda mitad de la historia paraguaya del siglo XX está dominada por el prolongado gobierno de un solo hombre: el general Alfredo Stroessner.

“El stronismo se constituye en un periodo histórico bien definido no solo por el impresionante poder acumulado de manera omnímoda, sino por las peculiares características que mostró desde sus inicios dicha dictadura”, apuntan Farina y Boccia Paz. 

La de Alfredo Stroessner, si bien se trata, sin dudas, de una autocracia que sometió las instituciones republicanas, fue también un gobierno sostenido por un partido político tradicional y que se esforzó en mantener el ritual democrático como una fachada presentable ante la mirada internacional.

Fue justamente esa, la coyuntura internacional de la época que le tocó atravesar –según los autores–, la que explica en parte la larga duración de un régimen que encajaba perfectamente en la lucha ideológica que dividía al mundo con dos visiones enfrentadas e irreconciliables. “Stroessner fue un hijo regional de la Guerra Fría, a lo que sumó una inesperada habilidad para manejar los hilos de los intereses internos para mantener su larga hegemonía.

28 de Junio de 2010



EL PARAGUAY BAJO STROESSNER ES EL TEMA DE COLECCIÓN LA GRAN HISTORIA

Bernardo Neri Farina y Alfredo Boccia Paz han publicado varias obras sobre la dictadura de Alfredo Stroessner y el stronismo. Ahora se juntaron para escribir un libro, “El Paraguay bajo el stronismo 1954-1989”, que es el volumen número trece de la Colección La Gran Historia del Paraguay, y que aparecerá al público el próximo domingo con el ejemplar de ABC Color. 

El gobierno de Alfredo Stroessner se inició oficialmente el 15 de agosto de 1954 y en aquel momento pocos pensaban que llegaría a tener la duración que tuvo: casi 35 años. Recurrentemente, surge la pregunta: “Cómo logró mantenerse tanto tiempo en el poder”. En ese sentido, Stroessner rompió una tradición paraguaya de sucesiones constantes y violentas de gobierno y de golpes y asonadas que hacían cambiar súbitamente al inquilino principal del Palacio de López. Hubo veces en la historia del Paraguay en que la población no sabía siquiera quién era el presidente de la República o que había un nuevo presidente porque el que estaba antes había sido echado. 

Boccia Paz y Farina describen situaciones, narran hechos y hurgan en acontecimientos en la búsqueda de respuestas a tantas preguntas que todavía existen sobre la era de Stroessner. En el libro que aparecerá el domingo hay una historia bien compactada, de manera que sobre todo los jóvenes tengan una visión amplia acerca de quién fue Alfredo Stroessner y cómo fue su régimen. 

“El Paraguay bajo el stronismo 1954-1989” es un libro muy útil para seguir manteniendo la memoria viva sobre una época reciente pero que tiende a ser olvidado en algunos aspectos. 

Los autores citados trazan un relato desprovisto de juicios de valor tajantes, de manera que sean los propios lectores quienes vayan construyendo su criterio sobre el stronismo a partir de la descripción fiel y veraz de los hechos. 

Al hablar de Stroessner y el stronismo se corre el riesgo –dada la cercanía del tiempo– de ceder a la tentación de la adjetivación descalificatoria o el denuesto fácil. Sin embargo, Bernardo Neri Farina y Alfredo Boccia Paz demuestran en esta obra todo su oficio de escritores interesados en servir al público a través de sus investigaciones, más que expresar simplemente sus propias opiniones sobre lo que ambos vieron y vivieron particularmente durante aquellos años.   

29 de Junio de 2010


DISTRIBUYEN UN LIBRO SOBRE EL STRONISMO
“Si conocemos cómo y por qué nos ocurrió el stronismo, quizás podamos entender mejor por qué hoy nos va así y qué caminos del futuro no deberíamos volver a transitar, señaló Alfredo Boccia Paz, al referirse al libro “Paraguay bajo el stronismo 1954-1989”, que aparece hoy con ABC Color, y del cual es coautor junto con Bernardo Neri Farina. 

“El Paraguay bajo el stronismo” es el libro número 13 de la Gran Historia del Paraguay, la Colección editada por El Lector. 

En un análisis de lo que representó aquel régimen que duró casi 35 años, Boccia sostuvo que dejó marcas en la manera de ser de todos nosotros. “Moldeó un perfil autoritario, intolerante y culturalmente eunuco que explica la mala calidad de la democracia que construimos después”.

La mitad del siglo XX
En la introducción de su obra, Bernardo Neri Farina y Alfredo Boccia Paz recuerdan que casi toda la segunda mitad de la historia paraguaya del siglo XX está dominada por el prolongado gobierno de un solo hombre: el general Alfredo Stroessner. “El stronismo se constituye en un periodo histórico bien definido no solo por el impresionante poder acumulado de manera omnímoda, sino por las peculiares características que mostró desde sus inicios dicha dictadura”, apuntan Farina y Boccia Paz.

La de Alfredo Stroessner, si bien se trata, sin dudas, de una autocracia que sometió las instituciones republicanas, fue también un gobierno sostenido por un partido político tradicional y que se esforzó en mantener el ritual democrático como una fachada presentable ante la mirada internacional. Fue justamente esa, la coyuntura internacional de la época que le tocó atravesar –según los autores–, la que explica en parte la larga duración de un régimen que encajaba perfectamente en la lucha ideológica que dividía al mundo con dos visiones enfrentadas e irreconciliables. “Stroessner fue un hijo regional de la Guerra Fría, a lo que sumó una inesperada habilidad para manejar los hilos de los intereses internos para mantener su larga hegemonía.        

Los autores  

-Bernardo Neri Farina, periodista y escritor, nació en Asunción en 1951. Se inició en el periodismo en los años 70. Fue jefe de redacción y director de diarios, radios, semanarios, revistas, periódicos digitales. Es también guionista de programas periodísticos de televisión. En el 2003 lanzó con la Editorial El Lector su primer libro: “El último Supremo: la crónica de Alfredo Stroessner”, que es hoy fuente de consulta para historiadores y politólogos y figura en catálogos bibliográficos de varias universidades del mundo. 

En el 2006 publicó “Los pecadores del Vaticano”, colección de cuentos. La narración que da título al libro obtuvo ese mismo año el segundo premio en el concurso del Club Centenario. También en el 2006 dio a conocer el libro colectivo de cuentos “Pecados capitales”, con Ramiro Domínguez, Renée Ferrer, Alcibiades González Delvalle, Pepa Kostianovsky, Francisco Pérez-Maricevich y Helio Vera. En el 2008 presentó otro libro colectivo: “Los dilemas de Lugo”. En el 2009 ganó una mención en el concurso literario Elena Anmatuna.

Fue sucesivamente secretario de redacción de La Tribuna, director del diario HOY, del semanario La Opinión y de Radio Chaco Boreal. Fue colaborador del Suplemento Cultural del diario ABC Color. Actualmente es miembro del Comité de Calidad Editorial y editorialista del diario Ultima Hora. Es columnista de la página Web TV paraguaya.com, guionista de Bruno Masi Centro de Comunicación y responsable de Comunicación Corporativa en Ernesto García Comunicación Integral. Asimismo, es director editorial del Centro Cultural El Lector y colaborador de publicaciones nacionales e internacionales.

-Alfredo Boccia Paz es profesor titular de la Facultad de Medicina de la UNA. Se ha dedicado, además, a investigar nuestro pasado reciente. Entre otros libros, es autor (solo o en coautoría) de “Es mi informe - Los archivos secretos de la Policía de Stroessner”; “La década inconclusa. Historia real de la OPM”, “En los sótanos de los generales” y “Diccionario usual del stronismo”. Nació en Bella Vista (Amambay) en 1955. Es médico, especializado en hematología en universidades de Bélgica y España. Es profesor titular de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA y ha publicado en el campo de su especialidad el libro Enfoque diagnóstico del síndrome anémico (Servilibro, 2006) y numerosos artículos en revistas científicas nacionales y extranjeras. 

Paralelamente, ha tenido militancia gremial y política y se ha dedicado a investigar nuestro pasado reciente. Ha participado en las diversas manifestaciones estudiantiles en contra de la dictadura y ha pertenecido a los grupos contestatarios.
3 de Julio de 2010
 Edición digital: www.abc.com.py
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada